Una carrera sin final

Primero fue Londres tras el famoso comentario del Príncipe Alberto de Mónaco, más recientemente Río de Janeiro tras una propuesta más que criticable y esperemos que a la tercera sea por fin Madrid. La ya casi cabezonería de Alberto Ruiz-Gallardón en cuanto a sentimiento olímpico se refiere se ha visto reforzada con la nueva alcaldesa. La necesidad vital de los gobernantes de que los juegos vengan a Madrid tiene sus motivos.

Si bien cuando se hizo la propuesta de 2012 se apostaba para beneficiar a la ciudad de Madrid y a España en su conjunto, la apuesta de 2016 se hizo casi a la desesperada, sin meditarlo con anterioridad. Pues bien, ayer se presentó la candidatura de Madrid para albergar los Juegos Olímpicos de 2020, y el motivo por el que se sigue presentando es muy sencillo: económico.

Cuando se propuso a Madrid como sede para los juegos de 2012 España era uno de los países de la UE que más crecía. En aquel momento éramos ricos. Se hizo una inversión en infraestructuras, el “plan 2M12”, que no ha generado ningún ingreso aún, salvo excepciones como la “Caja Mágica” que alberga el Open de Madrid de Tenis. El ayuntamiento va a “regalar” la Peineta al Atlético de Madrid y se está construyendo una megapiscina que probablemente en el futuro se use como balneario.

Madrid quiere los juegos de 2020 para amortizar todo lo que ha hecho y lo que ha gastado, que ha sido mucho. Sinceramente, tanto la ciudad de Madrid como los madrileños han hecho un esfuerzo extraordinario para poder tener la olimpiada. Aun que solo sea por devolver todo lo que Madrid ha dado, esta ciudad se merece unas olimpiadas. A por ellas!

G.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *